Buscar
  • Diego Santacruz Alvarez

Mi bici empolvada / Columna ADN Bogotá

Muchos de los que lean esto seguramente son de esos que compraron una tremenda bicicleta en un loco arranque. La usaron dos o tres veces y luego la guardaron o la tienen como “perchero” en algún cuarto de la casa toda llena de polvo.


¿Por qué pasa eso? ¿Por qué hay tantos como usted?


La respuesta es muy sencilla: Usted se compró la bici más bonita.


Casi todos, cuando empezamos en esto, comenzamos la búsqueda de bicicleta con el criterio estético. Buscamos una bici roja o negra, o el color que más les guste. Luego tenemos en cuenta la bici que más se nos ajuste al presupuesto. Por último, contemplamos el tipo de ciclismo que queremos practicar. Esto hace que la mayoría de ciclistas aficionados rueden en una máquina que no es para lo que la están utilizando.


Si quiere montar en trochas, embarrarse y rodar por carreteras destapadas lo suyo es el MTB o ciclismo de montaña. Para eso necesitará una MTB con ruedas anchas y buen labrado, con una o dos suspensiones. Si, por el contrario, usted quiere rodar por la ciclovía, subir Patios y hacer muchos kilómetros en las carreteras pavimentadas, lo suyo es el ciclismo de ruta. Para hacer ruta usted necesita una bici con las ruedas angostas, llantas lisas y un marco liviano.





Le doy un consejo querido colega ciclista: Asesórese antes de comprar su burrita y no pierda dinero. No compre un perchero de millones de pesos.

29 vistas

3114821998

©2019 por Todos los días en bici